15 de maio de 2018

día 14

lunes. despierto tarde con la casa llena de viento. me voy donde las plantas y los lagos, he decidido cuidarme aunque lo hago en todos los comienzos y después lo olvido.

me pierdo en direcciones equivocadas, pero me pueblo de cenários inverosímiles. Bergstrasse, una montaña bosque al lado de un autopista y en el medio un prado escondido donde los viejos toman sol. no me pregunto el porqué de tantos cementerios ni porque son ellos los lugares más tranquilos y verdes. pienso en Inés y llego a un pequeño lago como la boca de un volcán. Al otro lado, bien enfrente, un toro de piedra enorme. 
me construyo una ciudad própria en donde no hay nadie y corro detrás de todos los pedazos de campo entre las autopistas ruidosas. podría irme al campo o al mar o a los volcanes pero no sería lo mismo. la búsqueda, de eso se trata. ahí me sumerjo y entonces me quedo un poquito más en paz. 

paso la tarde en el jardín botánico y casi no lo recuerdo. he tomado tantas fotos que se me borraron todas las imágenes de aquel lugar, no creo haberlo vivido. dos carretes en blanco y negro, ese querer romper con todos los esquemas. porque yo y el color, pero ahora otra cosa. eso sí, despojarme del color fue un viaje absoluto a la forma y a la luz. lo inmediato de las polaroids fue la acceptación del error y de mi falta de control sobre lo que queda impresso. acepto, acepto. pruebo. aunque me vuelva a perder.

no me importan los nombres de las plantas y eso es mera constatación. no he mirado más que un par de carteles de nombres demasiado complejos pero sí he escuchado el silencio y sentido la humedad. he visto los reflejos del sol en el água y unos peces naranja muy grandes, he observado las formas de las hojas y de las semillas, los pétalos blancos caídos en el suelo de piedra. aunque todo lo recuerde rectángular y en blanco y negro.

repaso fotografías de Liguria de hace seis años, hay en ellas una fuerza latente, mucha confusión. los videos de aquella época hablan de una persona que ya no és.








Sem comentários:

Enviar um comentário